AR

BE

BG

BN

BS

CA

CS

DE

EL

EM

EN

EO

ES

ET

FA

FI

FR

HE

HR

HU

ID

IT

JA

KA

KN

KO

LT

LV

MR

NL

NN

PA

PL

PT

PX

RO

RU

SK

SR

SV

UK

VI

ZH

¡Hablar con éxito se puede aprender!

Hablar es una acción relativamente sencilla. Pero ser capaz de hablar bien es mucho más difícil. Esto es, a la hora de decir algo, es más importante el cómo lo decimos que aquello que propiamente decimos. Esto lo han mostrado diversos estudios. Los oyentes se fijan inconscientemente en ciertos rasgos de la lengua de un hablante. De modo que podemos influir para que nuestras conversaciones causen buen efecto. Tenemos que prestar siempre mucha atención a la forma en la que hablamos. Esta recomendación vale también para nuestro lenguaje corporal. Este debe ser auténtico y compaginarse con nuestra personalidad. También la propia voz desempeña un papel relevante: también ella es valorada. En los hombres, por ejemplo, una voz profunda representa una ventaja. Les da un halo de superioridad y competencia. Por otra parte, una variación de la voz no causa efecto. Pero la velocidad al hablar es especialmente importante. El éxito en las conversaciones se ha estudiado mediante experimentos. Hablar con éxito significa ser capaz de convencer a otros. Aquel que quiera convencer no debe hablar rápido, porque daría la impresión de que no es sincero. Pero tampoco es apropiado hablar muy lentamente. Las personas que hablan con un ritmo muy lento parecen poco inteligentes. Lo mejor será, pues, hablar a una velocidad media. Lo ideal son 3, 5 palabras por segundo. Asimismo, las pausas son importantes al hablar. Gracias a ellas nuestra conversación se vuelve natural y creíble. El resultado es que los oyentes confían en nosotros. Lo más recomendable son cuatro o cinco pausas por minuto. ¡Intenta controlar mejor tu forma de hablar! Entonces podrás encarar tu próxima entrevista de trabajo…

text before next text

© Copyright Goethe Verlag GmbH 2018. All rights reserved.