egypt
AR
belarus
BE
bulgaria
BG
bangladesh
BN
bosnia
BS
spain
CA
czech_republic
CS
germany
DE
greece
EL
usa
EM
great_britain
EN
esperanto
EO
spain
ES
estonia
ET
iran
FA
finnland
FI
france
FR
israel
HE
croatia
HR
hungary
HU
indonesia
ID
italy
IT
japan
JA
georgia
KA
india
KN
south_korea
KO
lithuania
LT
latvia
LV
india
MR
netherlands
NL
norway
NN
india
PA
poland
PL
portugal
PT
brazil
PX
romania
RO
russia
RU
slovakia
SK
serbia
SR
sweden
SV
ukraine
UK
vietnam
VI
china
ZH

Los jóvenes aprenden de forma diferente a los mayores

Los niños aprenden idiomas relativamente rápido. Con los adultos suele llevar más tiempo. Pero los niños no aprenden mejor que los adultos. Simplemente aprenden de otra manera. En el aprendizaje de idiomas el cerebro tiene que ser muy eficiente. Debe aprender muchas cosas de forma paralela. Cuando estudiamos una lengua no basta con reflexionar sobre ella. También hay aprender a decir las nuevas palabras. Para eso los órganos del habla tienen que aprender nuevos movimientos. También el cerebro debe aprender a reaccionar ante nuevas situaciones. Llegar a comunicarse en una nueva lengua es todo un desafío. Sin embargo, las personas aprenden idiomas de forma diferente en cada etapa de su vida. Cuando se tiene veinte, treinta años, el aprendizaje todavía es un proceso rutinario. La escuela o los estudios no quedan todavía demasiado lejos. Por lo que el cerebro está bien entrenado. De manera que es posible aprender un nuevo idioma logrando un nivel muy alto. Las personas de cuarenta y cincuenta años ya han aprendido muchas cosas. Su cerebro se aprovecha de esta experiencia. Están en condiciones de relacionar los nuevos contenidos con los conocimientos pasados. A esta edad se aprenden mejor aquellas cosas con las que ya tenemos algún tipo de familiaridad. Por ejemplo, lenguas que se parecen a las lenguas aprendidas cuando éramos jóvenes. A los sesenta o setenta años lo que sobra, normalmente, es tiempo. A esa edad se pueden hacer ejercicios y practicar con frecuencia. Esto es muy importante para aprender una lengua. Los ancianos aprenden a escribir otro idioma, por ejemplo, particularmente bien. Pero un buen aprendizaje es posible a cualquier edad. El cerebro puede formar neuronas incluso tras la pubertad. Y disfruta haciéndolo…

text before next text

© Copyright Goethe Verlag GmbH 2015. All rights reserved.