egypt
AR
belarus
BE
bulgaria
BG
bangladesh
BN
bosnia
BS
spain
CA
czech_republic
CS
germany
DE
greece
EL
usa
EM
great_britain
EN
esperanto
EO
spain
ES
estonia
ET
iran
FA
finnland
FI
france
FR
israel
HE
croatia
HR
hungary
HU
indonesia
ID
italy
IT
japan
JA
georgia
KA
india
KN
south_korea
KO
lithuania
LT
latvia
LV
india
MR
netherlands
NL
norway
NN
india
PA
poland
PL
portugal
PT
brazil
PX
romania
RO
russia
RU
slovakia
SK
serbia
SR
sweden
SV
ukraine
UK
vietnam
VI
china
ZH

Los gestos nos ayudan a aprender vocabulario.

Nuestro cerebro trabaja activamente cuando aprendemos vocabulario. Es necesario que retenga cada palabra. Ahora bien, tú puedes ayudar a tu cerebro en su aprendizaje. Una forma de hacerlo es mediante el uso de gestos. Los gestos le sirven de apoyo a la memoria. Las palabras se pueden recordar mejor cuando se aprender con gestos. Esto lo ha demostrado claramente una investigación. Las personas que participaron de la investigación tuvieron que aprender vocabulario, aunque en realidad dichas palabras no existían. Pertenecían a una lengua artificial. Algunas palabras fueron aprendidas acompañadas por gestos. Esto es, las personas no se limitaban a oír o leer las palabras, sino que, además, representaban el significado de dichas palabras mediante gesticulaciones y ademanes. Mientras aprendían se midió la actividad de sus cerebros. Así fue como los científicos hicieron un descubrimiento interesante. Cuando las palabras se aprendían con gestos había más regiones cerebrales que estaban activas. Además de en la región del habla, se reflejaba actividad en áreas cerebrales sensomotoras. Esta actividad adicional influye en nuestra memoria. Al aprender con gestos se forman redes complejas. Estas redes retienen las nuevas palabras en diferentes lugares del cerebro. De esta forma, el vocabulario se procesa y asimila más eficazmente. Cuando queremos usar esas palabras el cerebro las encuentra con rapidez. También son mejor almacenadas. Pero resulta fundamental que los gestos estén relacionados con las palabras. Cuando palabra y gesto no se corresponden, nuestro cerebro se da cuenta. Estos nuevos descubrimientos podrían conducir a nuevos métodos de enseñanza. Las personas que saben poco de idiomas suelen aprender muy lentamente. Tal vez les sería más sencillo el aprendizaje si imitasen las palabras con su cuerpo…

text before next text

© Copyright Goethe Verlag GmbH 2015. All rights reserved.