egypt
AR
belarus
BE
bulgaria
BG
bangladesh
BN
bosnia
BS
spain
CA
czech_republic
CS
germany
DE
greece
EL
usa
EM
great_britain
EN
esperanto
EO
spain
ES
estonia
ET
iran
FA
finnland
FI
france
FR
israel
HE
croatia
HR
hungary
HU
indonesia
ID
italy
IT
japan
JA
georgia
KA
india
KN
south_korea
KO
lithuania
LT
latvia
LV
india
MR
netherlands
NL
norway
NN
india
PA
poland
PL
portugal
PT
brazil
PX
romania
RO
russia
RU
slovakia
SK
serbia
SR
sweden
SV
ukraine
UK
vietnam
VI
china
ZH

¿Lengua materna = emocional, idioma extranjero = racional?

Al aprender otro idioma estamos estimulando nuestro cerebro. Nuestro pensamiento cambia con el aprendizaje. Nos hacemos más creativos y flexibles. Los razonamientos difíciles se vuelven menos arduos para las personas que hablan varios idiomas. La memoria se ejercita aprendiendo. Cuanto más aprendemos, mejor funciona. Las personas que han aprendido lenguas aprenden otras cosas más rápidamente. Están en condiciones de concentrarse más y mejor en un tema particular. Así resuelven los problemas con mayor celeridad. Las personas multilingües tienen por eso mayor poder de decisión. Pero cómo se deciden depende asimismo de las lenguas. Las lenguas con las que pensamos influyen en nuestras resoluciones. Los científicos han realizado experimentos e investigaciones con varias personas. Todos los individuos del experimento eran bilingües. Además de su lengua natal hablaban alguna otra lengua. En el experimento, estas personas tenían que responder una pregunta. La pregunta estaba relacionada con la solución de un problema. Los sujetos del estudio tenían que decidirse entre dos alternativas. Una de las opciones era claramente más arriesgada que la otra. Cada individuo debía responder la pregunta en los dos idiomas. ¡Y las respuestas cambiaban cuando los idiomas también lo hacían! Cuando usaban su lengua materna, los individuos preferían optar por el riesgo. En cambio, cuando se expresaban en la otra lengua escogían la opción más segura. Tras este experimento, los sujetos del estudio tuvieron todavía que hacer apuestas. También entonces se hizo visible una clara diferencia. Cuando apostaban en la lengua que no era la materna se mostraban más prudentes. Los investigadores creen que estamos más concentrados cuando hablamos en idiomas diferentes al materno. Entonces tomamos las decisiones de forma racional, no emocional…

text before next text

© Copyright Goethe Verlag GmbH 2015. All rights reserved.