egypt
AR
belarus
BE
bulgaria
BG
bangladesh
BN
bosnia
BS
spain
CA
czech_republic
CS
germany
DE
greece
EL
usa
EM
great_britain
EN
esperanto
EO
spain
ES
estonia
ET
iran
FA
finnland
FI
france
FR
israel
HE
croatia
HR
hungary
HU
indonesia
ID
italy
IT
japan
JA
georgia
KA
india
KN
south_korea
KO
lithuania
LT
latvia
LV
india
MR
netherlands
NL
norway
NN
india
PA
poland
PL
portugal
PT
brazil
PX
romania
RO
russia
RU
slovakia
SK
serbia
SR
sweden
SV
ukraine
UK
vietnam
VI
china
ZH

¡Quien quiera hablar, tiene que escribir!

Aprender lenguas extranjeras no siempre resulta sencillo. El estudiante de un idioma encuentra particularmente difícil su aprendizaje en los primeros momentos. Muchos ni siquiera se atreven a proferir frases en el nuevo idioma. Tienen miedo de cometer errores. Para este tipo de estudiantes la escritura podría ser una solución, puesto que quien quiere aprender a hablar bien, tiene que escribir tanto como le sea posible. Escribir nos ayuda a asimilar la nueva lengua. También existen otros motivos. La escritura responde a una lógica distinta a la del habla. Comprende un proceso mucho más complicado. A la hora de escribir debemos reflexionar qué palabra en concreto elegimos. De esta manera, nuestro cerebro trabaja más intensivamente con la nueva lengua. Por otra parte, estamos mucho más relajados cuando escribimos. No hay nadie ante nosotros que esté esperando una respuesta. Así vamos perdiendo lentamente el miedo al nuevo idioma. Además la escritura estimula la creatividad. Nos sentimos más libres, más dispuestos a jugar con el nuevo idioma. Al escribir también tenemos más tiempo que al hablar. ¡Y la escritura refuerza nuestra memoria! Ahora bien, la mayor ventaja de la escritura es la distancia que podemos tomar de lo que producimos. Esto significa que podemos observar el resultado exacto de nuestra redacción. Lo vemos todo nítidamente ante nosotros. Así podemos corregir nuestros errores y aprender de ellos. En realidad, da lo mismo lo que se escriba en el nuevo idioma. Lo importante es redactar frases regularmente. Alguien que desee practicar debería buscarse un amigo por correspondencia en el extranjero e incluso reunirse cara a cara con él alguna vez. ¡Entonces comprobaría cuántos progresos ha realizado!

text before next text

© Copyright Goethe Verlag GmbH 2015. All rights reserved.