egypt
AR
belarus
BE
bulgaria
BG
bangladesh
BN
bosnia
BS
spain
CA
czech_republic
CS
germany
DE
greece
EL
usa
EM
great_britain
EN
esperanto
EO
spain
ES
estonia
ET
iran
FA
finnland
FI
france
FR
israel
HE
croatia
HR
hungary
HU
indonesia
ID
italy
IT
japan
JA
georgia
KA
india
KN
south_korea
KO
lithuania
LT
latvia
LV
india
MR
netherlands
NL
norway
NN
india
PA
poland
PL
portugal
PT
brazil
PX
romania
RO
russia
RU
slovakia
SK
serbia
SR
sweden
SV
ukraine
UK
vietnam
VI
china
ZH

¡Las emociones también se expresan en lenguas diferentes!

En el mundo se hablan muchos idiomas diferentes. No existe un lenguaje humano que sea universal. ¿Pero qué pasa con nuestra expresión facial? ¿Es el lenguaje de las emociones universal? ¡No, también aquí existen diferencias! Durante mucho tiempo se creyó que todas las personas expresaban sus emociones de igual manera. Se consideraba que las expresiones faciales eran comprendidas de forma universal. Charles Darwin pensaba que las emociones eran de vital importancia para los seres humanos. Por eso, tendrían que ser interpretadas de igual manera en todas las culturas. Pero estudios recientes han demostrado otra cosa. Han demostrado, precisamente, que también en el lenguaje de las emociones hay diferencias. Esto quiere decir que la expresión facial está condicionada por nuestra propia cultura. Y así las personas muestran e interpretan sus emociones de forma diversa. Los científicos distinguen seis emociones primarias. Las mismas son la alegría, la tristeza, la ira, el asco, el miedo y la sorpresa. Pero la expresión facial de los europeos se diferencia de la de los asiáticos. Unos y otros, además, leen cosas distintas en los mismos rostros. Así lo han confirmado diversos experimentos. A unos sujetos, por ejemplo, se les hizo observar diferentes rostros en un ordenador. Los sujetos tenían que describir lo que veían en aquellos rostros. Hay varias razones por las que los resultados fueron distintos. Las emociones se muestran más en unas culturas que en otras. La intensidad de las expresiones faciales es por eso comprendida de formas diferentes en uno u otro lugar del mundo. Asimismo, personas de culturas diferentes se fijan en cosas distintas. Los asiáticos se concentran en los ojos cuando quieren interpretar el rostro de una persona. Los europeos y americanos, en cambio, se fijan en la boca. Hay un gesto que, sin embargo, es bien comprendido en todas las culturas… ¡Se trata de una sonrisa amable!

text before next text

© Copyright Goethe Verlag GmbH 2015. All rights reserved.