egypt
AR
belarus
BE
bulgaria
BG
bangladesh
BN
bosnia
BS
spain
CA
czech_republic
CS
germany
DE
greece
EL
usa
EM
great_britain
EN
esperanto
EO
spain
ES
estonia
ET
iran
FA
finnland
FI
france
FR
israel
HE
croatia
HR
hungary
HU
indonesia
ID
italy
IT
japan
JA
georgia
KA
india
KN
south_korea
KO
lithuania
LT
latvia
LV
india
MR
netherlands
NL
norway
NN
india
PA
poland
PL
portugal
PT
brazil
PX
romania
RO
russia
RU
slovakia
SK
serbia
SR
sweden
SV
ukraine
UK
vietnam
VI
china
ZH

La memoria necesita el lenguaje.

Mucha gente recuerda su primer día de colegio. Sin embargo, es incapaz de recordar nada antes de esa fecha. Apenas conservamos recuerdos de nuestro primer año de vida. ¿Por qué sucede esto? ¿Por qué no recordamos ninguna de las experiencias que tuvimos cuando éramos bebés? La razón de esto radica en nuestro desarrollo. El lenguaje y la memoria se desarrollan aproximadamente al mismo tiempo. Y para poder recordar, un individuo necesita el recurso del lenguaje. Esto es, necesita tener las palabras para lo que vive. Los científicos han realizado diferentes estudios con niños. A través de ellos han hecho interesantes descubrimientos. Tan pronto como los niños aprenden a hablar, olvidan todas sus experiencias previas. El inicio del lenguaje es, por consiguiente, el principio de la memoria. Durante los primeros tres años de vida los niños aprenden sin parar. Experimentan cada día nuevas cosas. En esta edad, entonces, tienen muchas y muy importantes experiencias. Sin embargo, ninguna de ellas permanece. Los psicólogos llaman a este fenómeno "amnesia infantil". Solamente permanecen las cosas que los niños pueden nombrar. La memoria autobiográfica salvaguarda las vivencias personales. Funciona como un diario. En ella se registra todo lo que es importante para nuestra vida. Así, la memoria autobiográfica configura nuestra identidad. Pero su desarrollo depende del previo aprendizaje de la lengua natal. Y solo gracias al lenguaje podemos activar nuestra memoria. Por supuesto, todo lo que experimentamos cuando éramos bebés no se ha borrado sin más. Está almacenado en algún lugar de nuestro cerebro. Pero hemos perdido para siempre la llave que nos permite el acceso…-una lástima, ¿verdad?

text before next text

© Copyright Goethe Verlag GmbH 2015. All rights reserved.