egypt
AR
belarus
BE
bulgaria
BG
bangladesh
BN
bosnia
BS
spain
CA
czech_republic
CS
germany
DE
greece
EL
usa
EM
great_britain
EN
esperanto
EO
spain
ES
estonia
ET
iran
FA
finnland
FI
france
FR
israel
HE
croatia
HR
hungary
HU
indonesia
ID
italy
IT
japan
JA
georgia
KA
india
KN
south_korea
KO
lithuania
LT
latvia
LV
india
MR
netherlands
NL
norway
NN
india
PA
poland
PL
portugal
PT
brazil
PX
romania
RO
russia
RU
slovakia
SK
serbia
SR
sweden
SV
ukraine
UK
vietnam
VI
china
ZH

¡Solo las palabras fuertes sobreviven!

Las palabras que se usan poco cambián más que las palabras utilizadas con frecuencia. La explicación podría estar en las leyes de la evolución. Los genes comunes son los que menos cambian con el tiempo. Tienen una forma estable. ¡Lo mismo vale para las palabras! Un estudio investigó los verbos ingleses. Se compararon las formas actuales de los verbos con otras más antiguas. Los diez verbos más comunes del inglés son irregulares. La mayor parte del resto de verbos son regulares. Sin embargo, en la Edad Media los verbos eran en su mayoría irregulares. Así pues, los verbos irregulares que no se utilizaban mucho se convirtieron en verbos regulares. Dentro de 300 años, el inglés tendrá muy pocos verbos irregulares. Otras investigaciones, además, revelan que las lenguas son seleccionadas como si fueran genes. Los científicos han comparado palabras actuales de diferentes lenguas. Lo hicieron eligiendo palabras que se parecen y además significan los mismo. Un ejemplo: las palabras water, Wasser, vatten. Estas palabras tienen la misma raíz, por eso se parecen. Como se trata de palabras importantes, se utilizan en cada lengua con mucha frecuencia. Así han podido conservar su forma- y seguir siendo similares hasta la actualidad. Las palabras sin una especial importancia cambian mucho más rápidamente. En ocasiones son directamente sustituidas por otras palabras. Por eso se diferencian las palabras poco frecuentes en los distntos idiomas. Todavía no está del todo claro por qué las palabras que se usan poco se modifican. Es posible que, cuando se usan, se utilicen de forma incorrecta o se pronuncien mal. Esto puede suceder porque los hablantes no las conocen demasiado bien. También puede ser que las palabras fundamentales tengan que ser siempre las mismas. Porque solo así queda asegurada en todo momento su correcta comprensión. Y las palabras están ahí para ser comprendidas…

text before next text

© Copyright Goethe Verlag GmbH 2015. All rights reserved.