egypt
AR
belarus
BE
bulgaria
BG
bangladesh
BN
bosnia
BS
spain
CA
czech_republic
CS
germany
DE
greece
EL
usa
EM
great_britain
EN
esperanto
EO
spain
ES
estonia
ET
iran
FA
finnland
FI
france
FR
israel
HE
croatia
HR
hungary
HU
indonesia
ID
italy
IT
japan
JA
georgia
KA
india
KN
south_korea
KO
lithuania
LT
latvia
LV
india
MR
netherlands
NL
norway
NN
india
PA
poland
PL
portugal
PT
brazil
PX
romania
RO
russia
RU
slovakia
SK
serbia
SR
sweden
SV
ukraine
UK
vietnam
VI
china
ZH

El aprendizaje modifica el cerebro

Quien practica mucho deporte modela su cuerpo. Pero también es posible entrenar el cerebro. Esto significa que para aprender bien una lengua no solo se necesita talento. Es importante practicar con regularidad. Porque esta práctica puede influir positivamente las estructuras cerebrales. Por supuesto, un talento especial para los idiomas es muchas veces algo innato. Sin embargo, un entrenamiento intensivo puede modificar determinadas estructuras del cerebro e incrementar el volumen de las áreas vinculadas al lenguaje. También las neuronas de las personas que practican mucho se transforman. Durante mucho tiempo se creyó que el cerebro era invariable. Se creía que aquello que no aprendemos de niños jamás lo podríamos aprender. Pero los neurocientíficos han llegado a conclusiones distintas. Nos han enseñado que el cerebro sigue siendo capaz de reaccionar a los nuevos retos durante toda la vida. Se podría decir que funciona como un músculo, pudiendo desarrollarse hasta una edad avanzada. Toda información que recibimos (input) se procesa en el cerebro. Pero cuando poseemos un cerebro entrenado, entonces los inputs se procesan mejor y más rápido. El mismo trabaja en forma más diligente y eficaz. Este principio vale para todo tipo de personas, tanto jóvenes como no tan jóvenes. Ahora bien, no resulta imprescindible estudiar para mantener el cerebro en forma. Leer representa también un buen ejercicio. La literatura más exigente estimula las áreas lingüísticas del cerebro. En otras palabras, nuestro vocabulario se incrementa. Por otro lado, nuestras habilidades lingüísticas progresan. Es interesante señalar que no solo los centros del habla procesan la información lingüística en el cerebro. El área que controla las capacidades motoras también procesa nuevos contenidos. Por eso hay que insistir en estimular, en la medida de lo posible, el cerebro en su conjunto. Así que ¡ejercita tu cuerpo…Y tu cerebro!

text before next text

© Copyright Goethe Verlag GmbH 2015. All rights reserved.